¿Es tan adictivo como el cigarrillo tradicional? ¿Amarillean los dientes y provocan cáncer? Son muchas las interrogantes que circundan al mercado del cigarro electrónico, especialmente debido al hecho de que ha sido muy prolífico en los últimos años. Aún más importante, el público interesado en migrar al vapeo suele cuestionarse si esta solución tan innovadora es capaz de aliviar la ansiedad propia del fumador. Casi una década después de la puesta en circulación a nivel mundial del cigarrillo electrónico, todavía son muchas las dudas, pero también las certezas y una de ella es que constituye la mejor opción para dejar el vicio.

Los vapeadores o cigarros electrónicos son dispositivos con forma de cigarrillo convencional que han sido diseñados para liberar nicotina a través de un líquido que es mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal. La mezcla se calienta hasta los 350 °C a través de una batería recargable con puerto USB, aspirándose a través de una boquilla. Su inventor fue el doctor de origen chino Hon Lik, que, al perder a su padre por cáncer de pulmón, se abocó a la tarea de crear un aparato que permitiera disfrutar de la experiencia de inhalar humo, pero sin los peligros para la salud de las sustancias que componen a los cigarros normales.

El primer cigarro electrónico fue patentado en el año 2003 y el modelo más reciente es el JUUL, perfecto para aquellos fumadores que desean una alternativa al cigarrillo convencional o quieren probar la experiencia del vapeo con líquidos saborizados. Desde 2018, los kits JUUL han ganado popularidad en Estados Unidos y el resto del mundo, debido a su facilidad de uso, a los niveles de nicotina que contienen y al hecho de que incorporan el sistema POD, capaz de guardarse en el bolsillo y usar por hasta seis horas.

cigarro electrónico

¿Qué deben saber sobre los cigarros electrónicos?

¿Son menos nocivos que el tabaco común?

Los especialistas en el sector y algunos miembros de la comunidad médica aseguran que los cigarrillos electrónicos producen menos toxicidad que los cigarros convencionales, sin embargo, no hay estudios que lo corroboren. El lado positivo es que no se conocen efectos secundarios a largo plazo del uso de los vapeadores. Los e-liquids que permiten las emisiones de vapor están compuestos por propilenglicol y glicerol, sustancias que no resultan tan nocivas y potencialmente carcinógenas como la nicotina del cigarrillo.

¿Cuál es el efecto del vapeo en los pulmones?

Como bien saben, el consumo de tabaco resulta pernicioso para la salud y se ha comprobado que el acto de fumar da lugar a la aparición de enfermedades cancerosas y pulmonares. Sin embargo, ningún estudio ha demostrado tajantemente que vapear dañe los pulmones y mucho menos que provoque cáncer. De hecho, al poco tiempo de usar nuestros dispositivos, que están disponibles en catálogo, notarán sus beneficios. Asimismo, cabe hacer énfasis en que los aromatizantes que se emplean para la fabricación de los líquidos electrónicos se solían usar como saborizantes de alimentos, por lo que no hay ningún informe toxicológico capaz de probar que no son seguros para el consumo.

¿Los vapeadores dañan el cerebro?

La acción del cigarro electrónico sobre los tejidos que componen la masa encefálica solo sería nociva en el caso de aquellos dispositivos que contienen altos niveles de nicotina en el líquido del cartucho de vapeo. Dos ensayos clínicos internacionales han comprobado la efectividad de los dispositivos de vapeo para calmar los síntomas de la abstinencia en personas que han tomado la decisión de dejar el cigarrillo; además, otras investigaciones de campo, de carácter observacional, evidencian que ayudan a sobrellevar el proceso de dejar de fumar, quizá como mecanismo placebo. Hay que dejar claro que los cigarrillos electrónicos no son un medicamento, puesto que la FDA solo reconoce la nicotina, bupropión y vareniclina como los únicos fármacos para la dependencia al tabaco.

¿Existe relación con enfermedades crónicas?

La presencia en el mercado de los cigarrillos electrónicos por más de una década ha permitido que se conozcan muchas de sus prestaciones y, a su vez, descartar posibles efectos secundarios de su uso a largo plazo. Por ejemplo, es cierto que no se conocen efectos resultantes de su consumo con el paso del tiempo, si bien aún resta por hacer muchos estudios al respecto. Los vapeadores fueron introducidos en el mercado chino en 2003 y sus ventas se han incrementado exponencialmente a nivel global desde 2010.

¿Hay riesgo de fumadores pasivos?

Esto sería una posibilidad en el caso de los vapeadores que tienen altos niveles de nicotina, no obstante, el cigarro electrónico sigue siendo una opción de alta demanda debido a que sus ventajas son notables respecto al tabaco. En los casos de usar vapeadores que contienen mucha más nicotina, es posible que se produzcan elevaciones de cotinina en la sangre de los fumadores pasivos; aun así, sigue siendo un campo de estudio pendiente por explorar y no hay nada concluyente que indique que los cigarros electrónicos perjudicarán a terceros.

¿El cigarro electrónico también causa adicción?

Esta es una de las inquietudes más frecuentes que debemos aclarar los especialistas en dispositivos de vapeo. En MJ Vaping dejamos claro que nuestro giro de negocio está orientado a ayudar a las personas con problemas de adicción al tabaco a dejar de fumar, migrando a alternativas que no son tan perjudiciales para su salud. Si no contienen nicotina, los vapeadores y sus e-liquids no producen adicción. La OMS ha declarado en numerosas ocasiones que la nicotina es una sustancia que produce dependencia, de modo que el riesgo de engancharse depende de si usan el sistema para sustituir el tabaco, reducir su consumo o, simplemente, lo que quieren es probar una forma recreativa alterna al tabaquismo.

¿Es un mecanismo de ayuda para dejar de fumar?

Si lo que desean es abandonar para siempre el cigarrillo, después de muchos años de haber sido adictos al tabaco, es lógico pensar que tienen que atravesar un proceso paulatino. Si su dependencia es muy grave, quizá puedan compaginar el uso de cigarrillos electrónicos con la prescripción de un fármaco por parte del facultativo. De hecho, algunos expertos reclaman que el cigarro electrónico o vapeador sea considerado como un producto sanitario y continúen las investigaciones para lograr su presencia en el campo de lo terapéutico.

¿Las embarazadas pueden usar cigarros electrónicos?

Puesto que la gestación es un período tan delicado y tanto la salud como la vida del feto es tan frágil, lo más recomendable es que, antes de usar un dispositivo de vapeo, consulten con un especialista. Si han tenido que dejar el tabaquismo por estar en embarazo, pero los síntomas de abstinencia son muy difíciles de sobrellevar, hablen con su ginecólogo-obstetra acerca de la posibilidad de emplear los vapeadores sin nicotina como mecanismos de efecto placebo para evitar caer en la tentación de comprar otra cajetilla de cigarrillos. Recuerden, además, que cada paciente es un mundo y todos los embarazos son diferentes, por lo que solo un profesional médico puede orientarlos al respecto según su caso.

MJ Vaping, especialistas en vapeo en México

Si están pensando en comprar un cigarro electrónico, en MJ Vaping somos los expertos a los que ustedes pueden recurrir. Contamos con un extenso catálogo de equipos, sistemas y accesorios para que disfruten del placer de fumar y prueben la extensa gama de líquidos de vapeo aromatizantes que hay en el mercado. Para solicitar más información o consultar con nuestros asesores pueden comunicarse a través del sistema de llamadas en línea, escribiendo a través de nuestro chat o llenando el formulario de contacto.